+34 924 207 200 info@saconsa.es

No cabe duda de que asistimos a uno de los momentos más álgidos de competitividad empresarial, con una economía cada vez más exigente como telón de fondo. En este escenario, la I+D en las empresas cobra cada vez más protagonismo y se perfila como el elemento fundamental para afrontar los nuevos retos y fortalecer sus capacidades. Ocho de cada diez empresas españolas se encuentran inmersas en algún proyecto científico tecnológico para caminar por la senda del crecimiento.  Esta semana hablamos de innovación con la responsable de I+D+i de la empresa de ingeniería medioambiental, SACONSA, la Dra. Ara Escudero. 

Cuéntanos Ara, ¿qué papel juega la I+D en SACONSA?, ¿desde cuándo se trabaja?

Desde sus orígenes, nuestra empresa ha demostrado un fuerte compromiso con la innovación a través del desarrollo de diferentes proyectos en las tres grandes áreas en las que trabajamos como son, el agua, las instalaciones y la automatización y los servicios ambientales. Contamos con una política de mejora y optimización continua en todos los procesos llevados a cabo en nuestras actividades, por lo tanto, la I+D+i es considerada como una herramienta imprescindible para el funcionamiento y el avance de nuestra empresa. Muestra de ello es que estamos en permanente contacto con los principales centros tecnológicos y universidades de aquellas regiones donde operamos, interesándonos en conocer los últimos avances tecnológicos, así como las tendencias futuras dentro de nuestros sectores. Además, desde hace varios años, seguimos la norma UNE-166002, certificada por AENOR, para garantizar la correcta gestión de la I+D+i.

Para concretar, ¿en qué sectores aportáis valor a través de este departamento?

Nuestro propósito es aportar valor en todos los sectores en los que trabajamos como son el ciclo integral del agua, la realización de proyectos eléctricos y electromecánicos y el área de ingeniería ambiental. En los últimos años, hemos realizado proyectos innovadores en todos estos campos. Disponemos de un departamento propio de ingeniería de diseño, lo que nos permite contar con nuestra propia ingeniería. Esto, junto con nuestro equipo técnico y la sinergia que se crea entre nuestras actividades; nos hace seguir innovando en procesos y productos para atender las necesidades de nuestros clientes, en un proceso de mejora continua.La innovación nos hace ser más eficientes y por tanto, más competitivos. No sólo se trata de una exigencia real de nuestros clientes. Además, es una forma de enfocar la actividad empresarial que está fuertemente arraigada en nuestra compañía.

¿Qué porcentaje de los beneficios de la empresa se invierten en I+D?

Cuando hablamos de inversión en I+D+i en SACONSA, no solo nos referimos a la realización de proyectos de investigación y desarrollo sino también, a la adquisición de nuevas tecnologías que mejoren la operatividad y los servicios de la empresa. Además, cada año destinamos recursos para la formación de nuestro equipo en materia de nuevas tecnologías e innovación, con el fin de estar al día en los últimos avances. De los beneficios obtenidos en la empresa, la inversión media de los últimos años en materia de I+D+i ha sido aproximadamente de un 3% con respecto al total. Aunque aún está lejos de lo que nos gustaría, la previsión es que esta inversión vaya en aumento en los próximos años. La recuperación económica del sector va a jugar un papel determinante para ello, así como la creciente conciencia social y empresarial acerca de la importancia de la I+D+i.

De cara a los próximos años, ¿cuáles son los principales retos y objetivos que persigue SACONSA en materia de innovación y qué papel juega el medio ambiente y la RSE en todo esto?

En SACONSA somos conscientes del problema medioambiental al que estamos asistiendo con la creciente pérdida de recursos naturales, entre otras muchas cosas,  por lo que, en materia de innovación, nuestro principal reto es desarrollar proyectos que nos permitan ser más eficientes y más sostenibles en las actividades que realizamos. No hay duda del gran impacto que genera el desarrollo de nuestra actividad, y eso es algo que nos ocupa y preocupa. Para alcanzar nuestros compromisos en materia de impacto ambiental tenemos implantado desde hace más de una década el sistema de gestión ISO 14001. Además, existe un manual de buenas prácticas ambientales que lleva a cabo todo nuestro equipo de forma obligatoria, y estamos trabajando en el desarrollo de los procedimientos para dar cumplimiento a la norma ISO 50001 de gestión de eficiencia energética.

Respecto al ciclo integral del agua, estamos dirigiendo nuestros esfuerzos en diseñar e implementar tecnologías que disminuyan tanto la huella hídrica como la huella de carbono, así como la generación de residuos. Todo esto teniendo en cuenta el principio de reutilización dentro del marco de la economía circular, y los retos sociales como la Bioeconomía y la acción por el clima, medio ambiente, eficiencia de los recursos y materias primas; propuestos en Horizonte 2020. También de acuerdo con ello, en el campo de los proyectos eléctricos y electromecánicos, buscamos en todo momento el desarrollo de nuevas tecnologías y metodologías para generar el menor consumo posible en nuestros procesos y servicios.

¿Cuántos proyectos habéis presentado este año a la espera de recibir financiación?, ¿cuáles son las líneas de estos proyectos?

Este año nos hemos presentado con dos proyectos a la convocatoria Decreto 40 (Ayudas destinadas a la realización de proyectos de investigación industrial y desarrollo experimental en las empresas), de la Junta de Extremadura. Uno individual, donde hemos contado con la spin-off de la Universidad de Extremadura, Metanogenia. Y otro en consorcio con la empresa Olive & Pickles, dedicada a la industria de la aceituna, y para el que contaremos con el Centro Tecnológico Agroalimentario de Extremadura, CTAEX, y el Centro de Estudios e Investigaciones Técnicas de Guipúzkoa, CEIT.

A grandes rasgos puedo decir que en el proyecto individual vamos a tratar de desarrollar una metodología novedosa para reutilizar el lodo generado en las plantas de tratamiento de aguas residuales urbanas. Revalorizando este residuo en codigestión con otros residuos agroindustriales de las regiones donde operamos. Este proyecto se enmarca dentro del concepto de economía circular. En el caso del otro proyecto, buscamos desarrollar una metodología nueva, más económica y eficiente, para afrontar el problema del agua residual generada en el fabricado de aceituna de mesa. En las industrias de aderezo de aceitunas, la principal fuente de contaminación ambiental es producida fundamentalmente por los vertidos de efluentes líquidos, como en la mayoría de las industrias agroalimentarias.  Para poner en contexto este proyecto, hay que tener en cuenta que España es líder mundial en producción y exportación de aceituna de mesa. En la producción española representa aproximadamente el 71% de la producción de la Unión Europea (UE) y el 22% de la mundial. Estos datos indican el impacto y el alcance del proyecto.

Recientemente hemos firmado una carta de apoyo y compromiso, para participar como colaboradores en un proyecto RETOS solicitado al Ministerio de Economía y Competitividad, por la el Departamento de Ingeniería química y Tecnología del Medio Ambiente de la Universidad de Zaragoza, junto a la empresa pública NILSA. El objetivo de este es desarrollar metodologías de oxidación avanzada, eficientes para la eliminación de microcontaminantes a la salida de la planta depuradora de agua residual urbana.

SACONSA colabora con otros organismos, instituciones y empresas, ¿Cuáles son los últimos convenios que habéis firmado?

Hemos tenido un año muy fructífero en materia de colaboración y actualmente tenemos numerosas alianzas en todo el territorio nacional. Además de los acuerdos con los Centro Tecnológico CTAEX, CEIT y Metanogénia, durante este año también se han firmado acuerdos de colaboración con el Centro de las Nuevas Tecnologías del Agua, CENTA; donde tenemos una planta piloto, y con quienes tenemos previsto solicitar ayudas de la Junta de Andalucía. Con el Instituto Tecnológico de Rocas Ornamentales y Materiales de Construcción, INTROMAC; para intentar desarrollar nuevos materiales, bien usando residuos generados en nuestra actividad, o bien para diseñar algunos que puedan ser usados por ejemplo en el tratamiento de agua. También con la Universidad de Extremadura, para el cálculo de la Huella Hídrica en nuestras plantas de tratamiento de agua residual urbana. En los últimos meses además, nos hemos comprometido a colaborar con el Aula de Bioindicación Gonzalo Cuesta de la Universidad Politécnica de Valencia. Quisiera destacar también nuestra adhesión a la plataforma EsAgua, pionera en España para el cálculo de la huella hídrica; así como nuestra participación en la Plataforma Tecnológica Española del Agua (PTEA). Queremos estar en contacto permanente con las empresas del sector y con los principales avances tecnológicos.

Por último, ¿cuál dirías que es el área de investigación más estratégica, actualmente, para SACONSA, y qué perspectiva ves de cara al futuro?

Sin duda, nuestras áreas de investigación más estratégicas son aquellas en las que estamos desarrollando nuevas tecnologías y procesos con el objetivo de minimizar lo máximo posible nuestro impacto medioambiental. Estamos apostando por una mayor eficiencia energética, por la generación de energías limpias, así como la disminución de las huellas hídrica y de carbono en nuestros procesos; fomentando los principios de reutilización y vertido “cero” dentro del marco de la bioeconomía o economía circular.

Otra línea estratégica para nosotros es la digitalización en todo lo que tenga que ver con el ciclo integral del agua enfocada a mejorar la gestión de los recursos, y facilitar la comunicación entre diferentes sectores, así como entre gestores y usuarios. Lo que conocemos como “Smart Cities”. Estas son sin dudas nuestras apuestas de presente y de futuro.